Tradición | Emoción | Cultura

Faralá encarna el duende y la magia del arte granadino. una cultura, un espíritu forjado por siglos de historia, de arraigo a la tierra, de sangre, de raza flamenca…

UNA TIERRA CON MIL Y UNA POSIBILIDADES

Un restaurante con personalidad

Y con todo esto, el cocinero Feixas, afanado en sus cocinas y ensimismado en sus ensoñaciones ha respirado esos vientos de monte, altiplano, poniente y vega, y bebido de esas aguas de Genil y Alborán para realizar el profundo oficio de dar forma a los sueños y moldear lo que hoy es Faralá, en un viaje único de añoranza y reflexión, de pararse a otear la naturaleza granadina, su historia y su cultura. Influenciado por sus paisajes y su arquitectura, por sus huertas y obradores, por el agua que por aljibes, canales, manantiales y ríos discurre.

Por sus sierras pobladas de ganadería, hierbas y caza, por sus frutos del mar y sus tropicales frutas. Avituallamiento imprescindible sin el que no sería posible.

Si tuviésemos que volver a nacer, sin duda elegiríamos nuevamente Granada. Magia, luz y arte por descubrir.